Artículos

Artículos

Explora esta sección y descubre propuestas sobre cómo trabajar con tus asesorados, comunicarte con ellos, establecer empatía y brindarles retroalimentación. También encontrarás algunas recomendaciones y estrategias para mejorar como asesor. No te olvides de compartir tus opiniones y experiencias en los comentarios.

Hablar de confidencialidad es un tema delicado cuando se trata de un proceso de asesoría,  sin embargo, resulta vital, pues constituye una de las bases sobre las que se asienta esta actividad. Empecemos, pues, por entender el concepto.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, lo confidencial es aquello “que se hace o se dice en confianza o con seguridad recíproca entre dos o más personas” (2001). El que una asesoría sea confidencial significa que lo que se ha discutido entre el asesor y el asesorado es de carácter privado, y no puede ser repetido a otras personas.

El no divulgar la información y temas tratados en las sesiones de asesoría, crea una base de confianza y seguridad en la relación, con la finalidad de que tu asesorado tenga apertura en el proceso.

Ahora bien, existen dos excepciones a la regla de la confidencialidad (Academic Advising Center, 2011):

  • La primera de ellas se da cuando tu asesorado tiene un problema que tu, como  asesor, no puedas ayudarle a resolver, o para el cual no puedes aconsejarle. En tal caso, con la previa autorización y conocimiento del estudiante, tú podrías consultar con un colega o un profesional, con la finalidad de dar el seguimiento adecuado al asunto.

  • La segunda excepción a la confidencialidad ocurre cuando la vida o seguridad del estudiante o de otra persona está en riesgo, o si éste llega a mencionar algún tema de gravedad, como sería un crimen, por ejemplo. En este caso, tendrás que compartir esta información con un profesional, incluso sin la previa autorización del asesorado.

Por lo tanto, resulta, necesario reflexionar acerca de tu propia práctica como asesor: ¿has hablado de la confidencialidad con tus asesorados?,  ¿y con su coordinador? ¿Se han establecido normas claras en cuanto al tema?, ¿respetas la privacidad de las sesiones, por mínima e irrelevante que sea la información?

En resumen, tener una clara política  de confidencialidad en la Escuela o Facultad para la cual colaboras, y comunicarla adecuadamente, es fundamental para que el proceso se lleve a cabo de una manera fluida y transparente.

Licencia de Creative Commons
¿Puedo hablar con alguien sobre los temas tratados en mis asesorías? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Fotografia del Autor

Autor Artículo

Isabel Diez Uriarte

Fuentes de Consulta

  1. Academic advising center. (2011). Confidentiality. Estados Unidos: Boston College. Recuperado de : https://www.umb.edu/academics/vpass/disability/students/confidentiality
  2. Real Academia Española. (2001). Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. (22nd ed). Madrid.

Material Externo

  1. ¿Cómo establecer una política clara de confidencialidad? Aquí encontrarás un buen ejemplo, así como las preguntas fundamentales que se deben formular para hacerlo: http://www.meredith.edu/on_campus_services/academic_and_support_services...