Artículos

Artículos

Explora esta sección y descubre propuestas sobre cómo trabajar con tus asesorados, comunicarte con ellos, establecer empatía y brindarles retroalimentación. También encontrarás algunas recomendaciones y estrategias para mejorar como asesor. No te olvides de compartir tus opiniones y experiencias en los comentarios.

Hablar de confidencialidad es un tema delicado cuando se trata de un proceso de asesoría,  sin embargo, resulta vital, pues constituye una de las bases sobre las que se asienta esta actividad. Empecemos, pues, por entender el concepto.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, lo confidencial es aquello “que se hace o se dice en confianza o con seguridad recíproca entre dos o más personas” (2001). El que una asesoría sea confidencial significa que lo que se ha discutido entre el asesor y el asesorado es de carácter privado, y no puede ser repetido a otras personas.

El no divulgar la información y temas tratados en las sesiones de asesoría, crea una base de confianza y seguridad en la relación, con la finalidad de que tu asesorado tenga apertura en el proceso.

Ahora bien, existen dos excepciones a la regla de la confidencialidad (Academic Advising Center, 2011):

  • La primera de ellas se da cuando tu asesorado tiene un problema que tu, como  asesor, no puedas ayudarle a resolver, o para el cual no puedes aconsejarle. En tal caso, con la previa autorización y conocimiento del estudiante, tú podrías consultar con un colega o un profesional, con la finalidad de dar el seguimiento adecuado al asunto.

  • La segunda excepción a la confidencialidad ocurre cuando la vida o seguridad del estudiante o de otra persona está en riesgo, o si éste llega a mencionar algún tema de gravedad, como sería un crimen, por ejemplo. En este caso, tendrás que compartir esta información con un profesional, incluso sin la previa autorización del asesorado.

Por lo tanto, resulta, necesario reflexionar acerca de tu propia práctica como asesor: ¿has hablado de la confidencialidad con tus asesorados?,  ¿y con su coordinador? ¿Se han establecido normas claras en cuanto al tema?, ¿respetas la privacidad de las sesiones, por mínima e irrelevante que sea la información?

En resumen, tener una clara política  de confidencialidad en la Escuela o Facultad para la cual colaboras, y comunicarla adecuadamente, es fundamental para que el proceso se lleve a cabo de una manera fluida y transparente.

Licencia de Creative Commons
¿Puedo hablar con alguien sobre los temas tratados en mis asesorías? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Isabel Diez Uriarte

Fuentes de Consulta

  1. Academic advising center. (2011). Confidentiality. Estados Unidos: Boston College. Recuperado de : https://www.umb.edu/academics/vpass/disability/students/confidentiality
  2. Real Academia Española. (2001). Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. (22nd ed). Madrid.

Material Externo

  1. ¿Cómo establecer una política clara de confidencialidad? Aquí encontrarás un buen ejemplo, así como las preguntas fundamentales que se deben formular para hacerlo: http://www.meredith.edu/on_campus_services/academic_and_support_services...

A pesar de la inmensa cantidad de información que existe hoy y que fácilmente se puede encontrar en internet, en ocasiones la búsqueda de un recurso específico puede ser complicada. Con frecuencia puedes toparte con problemas como fuentes de mala calidad o una gran cantidad de resultados que implica mucho tiempo revisar para encontrar el adecuado. Existen sin embargo, algunos tips de búsqueda avanzada para eficientar las investigaciones en la Web.

Pongamos un ejemplo para iniciar. Supongamos que uno de tus asesorados te comparte que tiene mucha dificultad para concentrarse en las clases y momentos de estudio, y ello le está afectando en su aprovechamiento académico. Tu quieres buscar en internet recursos y estrategias que puedan ayudarle. ¿Qué hacer para mejorar la búsqueda y encontrar recursos realmente útiles?

A continuación se te presentan una serie de tips para buscar en la Web (López, 2012):

Escribir entre comillas las palabras para indicar las frases exactas.

Si buscas en en internet “técnicas de concentración” entre comillas, el buscador reducirá el ruido en los documentos que arroja, al mostrar sólo los resultados con esa frase textual.

Excluir palabras con el signo “-” y forzar la inclusión con “+”.

Al buscar información sobre técnicas de concentración puedes obtener resultados relacionados con el tema pero que no son de tu interés para tratar el caso de tu asesorado, por ejemplo, la meditación. Además, quieres específicamente técnicas de concentración aplicadas al estudio. Puedes excluir los resultados en los que aparezca la palabra meditación y forzar que aparezca la palabra estudio de la siguiente manera: técnicas de concentración +estudio -meditación.

Combinar términos con “OR”.

Si quieres buscar páginas y recursos que incluyan al menos uno de los términos, incluye OR (necesariamente en mayúsculas) entre las palabras. Si no se incluye este comodín, los resultados suelen mostrar únicamente páginas que coincidan con ambos términos. Por ejemplo, técnicas de concentración OR atención.

Usar el comodín “*”.

El asterisco actúa como comodín en las búsquedas de Google. Supongamos, por ejemplo, que algún colega le comentó sobre la técnica Pomodoro, que ayuda a mejorar la concentración en pequeños periodos de tiempo, pero no recuerda cómo se llamaba. Lo que sabe es que es una técnica de administración del tiempo. Puedes centrar tu búsqueda de la siguiente manera:

“técnica *” administración del tiempo.

Buscar un recurso o documento dentro de un sitio web con “site:” o excluirlo con “-site”.

Este comando sirve para delimitar la búsqueda a sitios que sean de tu confianza o preferencia, o para excluir resultados de sitios que no lo son. Por ejemplo. MindShift es un sitio con recursos y estrategias sumamente útiles relacionadas con el aprendizaje y la enseñanza. Para delimitar su búsqueda a este sitio puedes escribirlo de la siguiente manera: site:http://blogs.kqed.org/mindshift/ concentration strategies.

Ahora, supongamos que Wikipedia no es un sitio de tu preferencia. Puedes eliminar los resultados de este sitio de la siguiente manera: técnicas de concentración -site:http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada.

Buscar documentos o recursos de un determinado tipo con “filetype:”

Esta función te permite buscar tipos de documentos específicos. Supongamos que en este caso necesitas una presentación de Power Point para compartirle a tu asesorado. Para ello deberás escribir tu búsqueda de la siguiente manera: filetype:ppt técnicas de concentración.

Éstas son algunas funciones que pueden ayudarte a encontrar recursos y documentos de mayor calidad en la web en menor tiempo. Con ello podrás aprovechar de mejor manera el internet y encontrar recursos útiles e interesantes para tus asesorías.

Licencia de Creative Commons
¿Cómo puedo encontrar recursos útiles para mis asesorías? by Rocío Chávez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Rocío Chávez

Fuentes de Consulta

  1. López, Berto. (2012). Cómo buscar en Google mucho mejor con estos 7 trucos. Recuperado de: http://www.ciudadano2cero.com/como-buscar-en-google-bien/

Material Externo

  1. Aquí encontrarás una guía práctica para mejorar las búsquedas en la Web:http://www.emezeta.com/articulos/guia-de-trucos-de-busqueda-en-google#axzz2DXNUgTht
  2. Puedes también ingresar directamente a la página de ayuda de Google para encontrar todas las opciones de búsqueda que te ayudarán a encontrar mejores resultados en menos tiempo:https://support.google.com/websearch/?hl=es#topic=3081620
  3. En esta infografía puedes encontrar también más tips para mejorar tu búsqueda en la Web:http://rack.0.mshcdn.com/media/ZgkyMDEyLzA0LzI0LzAyXzIwXzEzXzI5M19maWxlCnAJdGh1bWIJMTIwMHg5NjAwPg/0ac922b6
     

¿Alguna vez te has enfrentado a algún problema de aprendizaje con alguno de tus asesorados? o ¿tu alumno no sabe cómo estudiar? Partiendo del hecho que una de las funciones de la asesoría universitaria es el acompañamiento en la formación académica del alumno, es menester entonces que el asesor sepa sobre los distintos estilos de aprendizaje que existen. Esto con la finalidad de guiar a tu asesorado en el descubrimiento del aprendizaje que más se le adecúe o que más se le facilite, y así, lograr el cumplimiento de objetivos educativos. Para hacer esto, sin embargo, es fundamental explicar ¿qué significa el término estilo de aprendizaje?

Se empezará primero por definir rápidamente el concepto de aprendizaje; éste alude al “enriquecimiento y la transformación de las estructuras internas del individuo (González, 2001,p.2) ”. Es decir, alude a un cambio cognitivo al adquirir nuevas experiencias. El estilo de aprendizaje es aquél que “refiere al hecho de que cada persona utiliza su propio método o estrategia a la hora de aprender (Navarro, 2008,p.14)”. O sea que el estilo de aprendizaje es la preferencia de procedimiento que toma cada aprendiz para adquirir nuevas experiencias. Es importante, entonces, saber que cada alumno aprende de distinta forma y a distinta velocidad (p.15).  

Ahora bien, para que el asesorado detecte el estilo con el que más se identifica, es necesario que el asesor le explique los distintos estilos que hay (p.18):

Aprendizaje visual: Es aquél en el que el alumno aprende preferentemente a través del contacto visual con el material educativo:

  • Las características de estos alumnos son que piensan en imágenes, siendo capaces de traer a la mente mucha información a la vez, por lo mismo suelen absorber grandes cantidades de información con rapidez.

  • Son más abstractos debido a que visualizan ideas y conceptos.

  • Recuerdan mejor lo que leen que lo que escuchan.

  • Las representaciones visuales (lectura, películas, gráficas, diapositivas) son las mejores herramientas para que aprendan.

Aprendizaje auditivo: Es aquél en el que el alumno aprende preferentemente a través del contacto auditivo con el material educativo:

  • Prefieren los contenidos orales ya que son buenos escuchándolos y luego explicándolos a otra persona.

  • Se adaptan a la clase expositiva.

  • Son excelentes prospectos para aprender idiomas.

  • Recuerdan mucho mejor lo que escuchan de lo que leen.

  • Las lecturas orales, discos, pláticas y ponencias son las mejores herramientas para que aprendan.

Aprendizaje Kinestésico: Es aquél en el que el alumno aprende preferentemente teniendo una interacción física con el material educativo.

  • Necesitan asociar los contenidos con movimientos o sensaciones corporales.

  • Sus aprendizajes son más lentos y se desempeñan mejor en tareas de tiempo limitado y con descansos frecuentes.

  • Las actividades físicas, el dibujo y la pintura, los experimentos de laboratorio, los juegos de rol, etc. son las mejores herramientas para que aprendan.

Para que el asesorado conozca cuál de estos es el que más se le acomoda, se recomienda lo siguiente:

  1. Que el asesor y el asesorado tengan una cita dirigida solamente al encuentro del estilo de aprendizaje. Para esto el asesor entablará un diálogo con el alumno explicándole los distintos estilos de aprendizaje. Además, el asesorado puede realizar un ejercicio muy práctico para encontrar la respuesta. Este ejercicio consta de que el alumno seleccione una materia del semestre que está cursando (mejor si ésta se le dificulta).

  2. Después, seleccionará el contenido de algún trabajo o tarea de la materia y elegirá la(s) herramienta(s) de aprendizaje de alguno de los estilos mencionados anteriormente. Estudiará ayudándose de esta(s) herramienta(s) para realizar el trabajo.

  3. En un siguiente trabajo o tarea el asesorado tendrá que escoger la(s) herramienta(s) de algún otro estilo de aprendizaje (que no sea el que escogió la vez anterior), y así sucesivamente.

  4. Al finalizar el asesorado deberá ver qué trabajo/tarea fue en el que tuvo mejor rendimiento y así identificar el estilo más eficaz para él/ella.  

Es necesario notar que aunque a un alumno le sea más conveniente un estilo de aprendizaje, siempre puede ayudarse de otros para tareas específicas en donde sea más adecuado ese estilo de aprendizaje.

Licencia de Creative Commons
¿Cómo ayudo a mi asesorado a conocer su estilo de aprendizaje? by Armando Alemán Juárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Armando Alemán Juárez

Fuentes de Consulta

  1. González, Virginia. (2001). Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Pedagogía dinámica. México: Editorial Pax.
  2. Navarro, Manuel. (2008). Cómo diagnosticar y mejorar los estilos de aprendizaje. Asociación Procompal.

Material Externo


En estos sitios encontrarás el test para evaluar a tu asesorado para que  encuentre el estilo de aprendizaje que más se adecúa a su proceso cognitivo: http://www.estilosdeaprendizaje.es/menuprinc2.htm

 

Conforme los estudiantes van avanzando en su trayectoria universitaria, comenzarán a buscar trabajo para forjar su carrera profesional. Como asesor, puedes apoyarlos en la creación de su currículum vitae.

De acuerdo a la Mtra. Ma. Luisa Pimentel Zamudio, directora de la Carrera de Administración y Recursos Humano, un currículum es la carta de presentación que le abrirá a una persona puertas ante las empresas y le ayudará a conseguir trabajo.  A continuación se presentan los mejores consejos que le puedes dar a tu asesorado para que elabore un currículum vitae efectivo:

  1. Resumir el CV en máximo 2 hojas tamaño carta

  2. Usar una tipografía formal como arial, verdana o helvética de 11 puntos

  3. Escribir como título del CV, tu profesión o el puesto que buscas para hacerlo más atractivo.

 

Los temas que debes incluir son:

  • Datos personales: Nombre y apellidos, edad, dirección completa, teléfono(s) y correo electrónico.

  • Formación Académica: El asesorado debe indicar el último grado de estudios y especificar la institución en donde los curso así como la fecha. Mencionar si es estudiante de carrera profesional y el semestre, pasante o titulado. Si cuenta  con posgrados como diplomado, especialidad, maestría y doctorados, se deben incluir en esta sección.

  • Experiencia Profesional: Debes ayudar a tu asesorado a registrar su trabajo actual o los más recientes que haya tenido. Cuando lo hagas debes asegurarte que describan las funciones realizadas en cada uno de sus empleos. Te puede ser útil emplear verbos de acción para crear oraciones “más poderosas” sobre su desempeño y acompañar frases con cifras para denotar logro. Además, debes asegurarte que esté incluido el nombre de la empresa, y la posición que el asesorado ocupó en determinadas fechas.

  • Idiomas: Debes asegurarte que el asesorado indique el idioma y grado de dominio que maneja (nivel básico, intermedio o avanzado). En el caso del inglés, si ha aplicado el TOEFL o el TOEIC y qué puntaje obtuvo en el mismo.

  • Cursos: Además, tu asesorado debe mencionar los cursos relacionados con su profesión o sus áreas de interés, así como la institución donde los cursó y las fechas (mes y año).

  • Programas de Cómputo: El asesorado debe indicar el programa y grado de dominio que maneja (nivel básico, medio o avanzado).

  • Actividades extracurriculares: Tu asesorado tiene que incluir actividades personales en las que haya participado o grupos a los que pertenezca: deportivas, culturales, de labor social, etc.

*Si no cuenta con experiencia laboral, este apartado es muy atractivo para los reclutadores porque denota competencias y habilidades personales que el asesorado ha desarrollado.

  • Áreas de interés: Asegurate de que el asesorado mencione en orden de importancia sus áreas de interés, es importante que las mismas tengan congruencia con el puesto al que aspira.

  • Fotografía:  El asesorado sólo debe incluir una foto cuando el responsable de recibir el CV lo solicite y debe tomar en cuenta que esta debe ser formal, de tamaño credencial y reciente.

La Universidad de San Sebastián afirma que para lograr realizar un CV con posibilidades de éxito, éste necesita ser conciso, ordenado, breve, fácil de leer y sin errores de ortografía. Por esta razón, cuando ayudes a tu asesorado a realizar su CV no olvides tomar en cuenta lo antes mencionado ya que es vital para que tu asesorado sea considerado en el puesto en cuestión.

Autor

Autor Artículo

María Luisa Pimentel Zamudio

Fuentes de Consulta

  1. Universidad de San Sebastián. (s.f.). Consejos para redactar un CV exitoso. Recuperado en: http://www.uss.cl/wp-content/uploads/2015/03/Consejos_para_redactar_un_C...

Material Externo

El siguiente artículo propone 6 tips que ayudarán al asesorado a crear su currículum vitae: http://www.forbes.com/sites/jonyoushaei/2014/08/27/resumes/

En algún momento u otro, nos llega a afectar el estrés, en realidad, es un problema muy común entre los jóvenes universitarios. Sus efectos pueden tener consecuencias negativas en el desarrollo académico y personal del estudiante. Por lo tanto, es importante ayudarlo a identificar cuándo es que se encuentra bajo los efectos del estrés, qué es lo que lo está estresando y distintas estrategias con las cuales puede enfrentarse a el para llevar una vida más sana.

Comencemos por definir qué es el estrés. Éste se refiere a la manera en que el cuerpo responde a una cierta demanda. Puede ser causado por buenas o malas experiencias. El cuerpo reacciona ante la situación, desprendiendo químicos a la sangre. Éstos dan a las personas energía y fuerza para hacer frente a una situación, aunque si no hay una salida para esta energía adicional, el estrés puede llegar a tener consecuencias negativas. (Mountain State Centers for independent Living, 2012).

El estrés afecta al cuerpo y a la mente de una persona y se ve reflejado en diversos signos (John Hopkins University, 2012):

1. Cansancio y agotamiento

2. Problemas para conciliar el sueño

3. Preocupación excesiva por detalles pequeños o insignificantes

4. Problemas para relajarse

5. Olvidos

6. Mal humor y baja paciencia

7. Sentirse bajo presión

8. Poco tiempo para uno mismo

9. Falta de motivación para socializar

10. Tensión y dificultades para concentrarse

Si tu asesorado presenta varios de estos signos, es preciso que le ayudes a disminuir el estrés.  Como siempre recomendamos, si el problema sale de tus manos, consulta a un especialista.

Licencia de Creative Commons
¿Cómo ayudo a mi asesorado a manejar el estrés? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Isabel Diez Uriarte

Fuentes de Consulta

  1. John Hopkins University .(2012).  Stressed out? Recuperado de :http://www.jhu.edu/academic-assistance/images/StudyAides/StressedOut_AcademicAssistance.pd
  2. Mountain State Centers for independent living. (2012).  What is stress?. Recuperado de :http://mtstcil.org/skills/stress-definition-1.html

Material Externo

Consulta este blog  para obtener recomendaciones de cómo tu asesorado puede combatir el estrés:

 

https://www.examtime.com/es/blog/como-combatir-el-estres-academico
 

El rendimiento académico según  Jiménez  (2000) citado por Navarro postula que el rendimiento escolar es un “nivel de conocimientos demostrado en un área o materia comparado con la norma de edad y nivel académico.” Vale la pena aclarar esta cuestión para comprender de manera más profunda lo que a continuación se presenta en el artículo ya que parte de tu labor como asesor comprende la mejora del rendimiento académico de tu asesorado.

La Mtra. María Isabel Gutiérrez Niebla, docente e investigadora de la Escuela de Pedagogía de la Universidad Panamericana, está convencida de que su labor como asesora conlleva muchísima responsabilidad, ya que se trata de “apoyar a los chicos a que tengan un buen desempeño profesional durante la carrera, que se formen como personas y que generen un proyecto de vida”.

Sin duda alguna, al contemplar estos objetivos de la asesoría universitaria, podemos ver la relevancia y complejidad que conlleva esta tarea. Uno de los principales retos de la asesoría es precisamente, lograr el primero de ellos: que los estudiantes logren un buen desempeño durante su carrera. Para ello, la Mtra. Gutiérrez les brinda a sus asesorados un apoyo académico constante.

Algunas de las acciones que realiza para lograrlo incluyen la exploración y revisión de hábitos de estudio, así como el trabajo continuo de mejora de los mismos. Otra estrategia a la que recurre es a la “asesoría grupal” por cuestiones académicas. La Mtra. Gutiérrez Niebla hace tiempo  para crear sesiones de estudio con los alumnos que asesora, de manera que puedan revisar el contenido antes de un examen y resolver sus dudas. Asimismo, asesora los trabajos en equipo, reuniendo a todos los integrantes del mismo y dándoles retroalimentación - ya sea en reportes escritos, o escuchando sus exposiciones-.

Por supuesto que, para lograr este apoyo académico constante, es preciso crear el ambiente propicio, contemplando los siguientes puntos:

  • Crear un ambiente de confianza, en donde el asesorado se sepa escuchado.

  • Según el propio estilo y exigencias, tener las puertas abiertas para los estudiantes, de manera que puedan acercarse con nosotros en todo momento.

  • Identificar cómo se siente el estudiante con respecto a la universidad y su carrera.

  • Apoyar a los asesorados con problemas emocionales que repercuten en su rendimiento académico, canalizándolos con un profesional de ser necesario.

  • Dar tiempo a tu labor como asesor y un buen seguimiento a los estudiantes, sin llegar a ser intrusivo.

La Mtra. Maribel Gutiérrez remarca que el acompañamiento que se da en la asesoría universitaria tiene que ser muy sutil, y que el asesor tiene que  ser lo suficientemente reflexivo para reconocer aquello que está haciendo bien y lo que está haciendo mal, de manera que pueda mejorar su práctica y brindar un excelente servicio a cada asesorado.

La asesoría universitaria también es una excelente oportunidad para “estar a la vanguardia de lo que los jóvenes hoy piensan y sienten”. Puedes llegar a comprender y ser una parte importante en la valiosísima tarea de la construcción de un plan de vida.

Licencia de Creative Commons
¿Cómo potenciar el rendimiento académico de mis alumnos? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Isabel Diez Uriarte

Fuentes de Consulta

  1. Navarro, R. (2003). El rendimiento académico: Concepto, investigación y desarrollo. Revista electrónica Iberoamericana sobre calidad, eficacia y cambio educativo. Recuperado en: rieoei.org/investigacion/512Edel.PDF

Material Externo

En el siguiente link encontrarás cuáles son los factores que afectan el rendimiento académico: rieoei.org/investigacion/512Edel.PDF

Hay un elemento que es pieza clave en el desarrollo de proyectos e ideas en conjunto. Sin él es probable que no se pueda llegar a los objetivos establecidos  su presencia resulta primordial para llevar a cabo cualquier trabajo en equipo, se trata de comunicación.

“La importancia de una buena comunicación no radica solamente en aquella que mantenemos con los demás, sino también y muy especialmente la que mantenemos con nosotros mismos, lo que nos lleva a un mejor entendimiento con los demás y con nosotros mismos (Fernández de la Vega, 2010).”

En general, solemos  pensar que la manera en la que nos comunicamos es muy clara, sin embargo, es importante verificar si se esto es así, o si es necesario explicar una, dos o hasta tres veces para que no haya duda alguna sobre el trabajo que se está realizando. Es por ello que es importante desarrollar en los asesorados diversas estrategias que les permitan transmitir lo que quieren decir de la mejor manera.

Éstos son algunos consejos que se pueden tomar en cuenta para compartir con los asesorados (OCC Mundial, 2013):

  • Hacer contacto visual: Mirar a los ojos a una persona transmite al interlocutor interés en lo que dice.

  • Gesticular: De acuerdo con Flora Davis, el 90% de la comunicación que se transmite  no es verbal, sino gestual. Según afirma, “el cuerpo se comunica por sí mismo. Los movimientos corporales comunican mucho más de lo que se piensa, incluso de manera inconsciente. En ocasiones un gesto puede persuadir, convencer y crear confianza mucho más que un discurso elaborado.

  • Escuchar antes de hablar: Un buen comunicador es siempre un buen escucha. Quien sabe escuchar no pierde información, hace preguntas oportunas y comprende a su interlocutor.

  • Atreverse a preguntar: Una gran barrera de la comunicación es el malentendido. La mayoría de la gente evita hacer preguntas por miedo al ridículo, sin embargo, ser capaz de expresar abiertamente las dudas y admitir cuando no se comprendió una idea, permite lograr un mejor entendimiento.

  • Elegir el medio correcto: Utilizar la percepción para acercarse a la gente de la manera correcta. En ocasiones, una llamada puede ser más personal y efectiva que un correo o un mensaje. Puedes sugerir al asesorado que decida en equipo, cuál va a ser el medio más efectivo de comunicación para que todos estén enterados de los avances, responsabilidades y demás.

  • No interrumpir: Es importante sugerir al asesorado que evite completar el discurso de otros con sus propias ideas o desviar el tema de una conversación. Conviene  permitir que los demás comuniquen sus ideas, sin interrumpirlos, y después expresar las propias, así como dudas o comentarios.

  • Organizar y aclarar la mente: Tiene que haber claridad en los pensamientos antes de  poder, esto asegurará que se haga de forma efectiva y se entienda lo que se quiere decir. La comunicación puede resultar confusa si no se han definido primero las ideas principales que se quieren compartir. Para ello, sugerimos que, una vez identificadas, se pongan por escrito para no olvidar ningún punto importante.

  • Mantenerse y no cambiar continuamente de ideas: Al momento de  hablar, se debe procurar no salirse de los puntos clave, y cuidar que todo lo que acompañe a la conversación esté relacionado con el tema. Esto ayudará también a mantener la atención de los que están escuchando.

La comunicación efectiva es esencial en el trabajo en equipo, sin ella se pierde el objetivo principal de la colaboración y la metodología para alcanzar el fin puede verse afectada, por esa razón se pierde efectividad.

Resulta imprescindible trabajar para lograr una buena comunicación que favorezca el cumplimiento de los objetivos de equipo.

Licencia de Creative Commons
¿Qué estrategias de comunicación puedo dar a mi asesorado para que trabaje mejor en equipo? by Paulina Gómez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Paulina Gómez Monroy

Fuentes de Consulta

  1. Fernández de la Vega, J.I. (2010). Las claves de la comunicación eficaz. Recuperado de: http://www.xing.com/net/comunicacioneficaz/libros-y-articulos-409279/la-importancia-de-una-buena-comunicacion-27776357

  2. OCC Mundial. (2013). 12 tips para mejorar tus habilidades de comunicación. Recuperado de: http://blog.occeducacion.com/blog/bid/325216/12-tips-para-mejorar-tus-habilidades-de-comunicacion#.U6I5eo15MdI

Material Externo

  1. En este link podrás encontrar una serie de consejos para mejorar la comunicación, así como la importancia de tener una buena comunicación con los demás y con uno mismo: http://www.gestiopolis.com/administracion-estrategia/notas-para-alcanzar-una-comunicacion-eficaz.htm

  2. En este link encontrarás un artículo que habla sobre el trabajo en equipo, la comunicación y su importancia para alcanzar los objetivos establecidos: http://www.degerencia.com/articulos.php?artid=370

Llega un punto en la vida académica de los alumnos en la que éstos se ven enfrentados a la elección de una rama terminal, área laboral o de especialización. Esta elección puede llegar a ser difícil, y hasta confusa. La rapidez del tiempo y la indecisión de los alumnos frente a este factor los obliga a tomar decisiones apresuradas sin reflexión, que en un futuro pueden causar el arrepentimiento del alumno en cuanto a su elección profesional.

Es aquí donde entra la orientación profesional, que es “un proceso sistemático de ayuda, dirigida a todas las personas en período formativo, con la finalidad de desarrollar en ellas aquellas conductas vocacionales que le preparen para la vida adulta (González, 2003, p 24-25)”.  Tu eres un previsor, ya que guías y brindas las herramientas necesarias para que el alumno seleccione su área laboral de manera asertiva.

Existen distintas herramientas para definir qué área laboral es la más adecuada. Sin embargo, todas y cada una deben partir de la idea de que, cuando nos desarrollamos en proyectos, trabajos, tareas o estudios que van acorde a nuestros intereses y proyecto de vida somos más productivos, optimistas y nos comprometemos totalmente con lo que hacemos. La clave está en identificar dónde se empatan nuestros talentos y expectativas con las oportunidades laborales que tenemos al alcance.

Una manera de lograr esto es a través de una herramienta llamada “Meaning, Pleasure, Strengths (MPS) Process” creada por el Dr. Tal Ben –Shahar de Harvard.

El primer paso para usar esta herramienta es que el asesorado reflexione y conteste estas tres preguntas clave:

  1. A lo largo de mi carrera, de todo lo que he aprendido y hecho, ¿cuáles son las cosas que me han dado un sentido o trascendencia? (aquí se incluyen los valores que son importantes para el asesorado y las cosas, dentro de su carrera, que lo han hecho sentir bien).

  2. Durante el tiempo que llevo en la licenciatura, ¿qué cosas y aspectos de ésta  me dan placer? (todos los intereses, temas y áreas de la carrera que le brinden felicidad al asesorado).

  3. ¿Cuáles son mis fortalezas? (puede hacer una tabla para identificarlas).

El segundo paso es que el asesorado observe sus respuestas de cada área (sentido, placer y fortalezas) y encuentre los elementos que son comunes para las tres categorías, es decir, que se traspasan de un área a otra.

Finalmente, con ayuda del asesor, el alumno hace un análisis de todas sus respuestas y, mediante una comparación con cada área laboral, se concluye cuál es la más adecuada para el asesorado. A continuación mostramos un ejemplo.  

Con ayuda de su asesor, Manuel, un estudiante de Pedagogía de 6º semestre, contestó su tabla de “Meaning, Pleasure, Strengths (MPS) Process”.

Estudiando la tabla, puede llegarse a la conclusión de que Manuel sería bueno enseñando idiomas a otras personas  tomando en cuenta la  manera de aprender de los que serían sus alumnos.   

Con esta información, el asesor de Manuel le informó y explicó las distintas áreas en las que se puede desarrollar dentro de su carrera. Éstas son: Psicopedagogía, Recursos Humanos, Innovación Educativa y Dirección de Instituciones. Tras analizar y estudiar los contenidos de cada una, Manuel llegó a la conclusión de que la más adecuada para cumplir sus objetivos y realizarse profesionalmente es el área de Psicopedagogía.

Es necesario comentar que esta herramienta es sólo una de muchas que existen para ayudar al asesorado a identificar el área profesional. El alumno es el que toma la decisión final, sin embargo, tu como asesor puedes orientarlo e impulsarlo.

Licencia de Creative Commons
¿Cómo oriento a mi asesorado para que elija adecuadamente su área laboral? by Armando Alemán Juárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Armando Alemán Juárez

Fuentes de Consulta

  1. González, J.P. (2003). Orientación Profesional. España: Editorial Club Universitario.

  2. Mind  Tools. (1996-2013). The MPS Process. Discovering work that you love. Recueprado de http://www.mindtools.com/community/pages/article/mps-process.php.

Material Externo

  1. Aquí tu asesorado podrá realizar un test de orientación profesional de manera gratuita:http://orientacion.universia.net.co/test_orientacion_profesional/

  2. Aquí podrás revisar un manual sobre orientación profesional dirigido a encontrar las competencias laborales de tu asesorado: http://www.sanroman.com/pdfs/manual_orientacion_laboral.pdf

Balart Gritti (2013) plantea la empatía como: “la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar y de esta manera poder responder correctamente a sus reacciones emocionales. De acuerdo al modelo, la competencia emocional de empatía se logra cuando combinamos a nivel intelectual la escucha activa, a nivel emocional la comprensión y a nivel conductual la asertividad”.

La empatía adquiere una condición especial y privilegiada cuando se habla de un asesor universitario. Es una característica que, simplemente, debe definirlo. El  Mtro. Vinicio Pérez Fonseca, asesor en la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales plantea lo que significa ser un asesor empático con los universitarios:

En primer lugar, tener empatía en el proceso de asesoría universitaria implica estar convencido de la tarea a realizar e involucrarse realmente en el proceso. Es una tarea en la que el asesor celebra junto con el estudiante sus logros; pero también, lamenta los tropiezos y guía para volver al camino.

Otro punto importante en la empatía es reconocer que “cada asesorado es una historia diferente. No hay dos iguales”. Esto implica un gran esfuerzo por parte del asesor, puesto que tiene que atender a cada estudiante por separado, y llegará a encontrarse con diferentes vidas estudiantiles y personales, diferentes hábitos de estudio, facilidades y áreas de oportunidad.

Ahora bien, ¿cómo logra el Mtro. Pérez Fonseca esta empatía con sus asesorados? A continuación presentamos algunas de las tareas que realiza para desempeñar su función como asesor:

  • Insistencia: Es preciso ser insistente con los asesorados, sin llegar a ser intrusivo. Aunque es una tarea continua, para el Mtro. Pérez, esta acción cobra una relevancia importante en las primeras asesorías, cuando el estudiante todavía no comprende a la perfección la función de este servicio.

  • Explicación de los objetivos: Es, por lo tanto, fundamental que el estudiante comprenda que la asesoría es un proceso que le puede servir. Explicar y dejar en claro los objetivos de este servicio se convierte en una tarea que sentará las bases de la relación asesor-asesorado.

  • Paciencia: La paciencia es vital en este proceso; sobre todo, porque en última instancia, las decisiones las toma el asesorado. El Mtro. Pérez Fonseca comenta que, como asesor, él plantea posibilidades: “podemos hacer esto, pero quien tiene la última palabra es el estudiante”. Del mismo modo, tenemos que esperar a que salga de ellos si quieren comentar algún problema en las sesiones.

  • Metas: El Mtro. Pérez trabaja con sus asesorados, con base en “metas mutuas”; es decir, tanto para el estudiante, como para él mismo. Se plantean desde la primera sesión y se les da seguimiento para seguir formulando nuevas. Algunas preguntas clave a realizar durante la asesoría son: “¿por qué no has logrado la meta?”, “¿qué pasó?”, “¿qué vamos a hacer?”

  • Planeación: El trabajo de asesor hay que hacerlo día con día. Es preciso planear las sesiones que se tendrán, para tener claros los temas a revisar. Del mismo modo, contar con el apoyo del coordinador de asesoría para realizar la planeación y actuar en consecuencia es imprescindible.

  • Humildad: Es necesario reconocer que, como asesores, no podremos resolver todos los problemas. Una gran responsabilidad de nuestra parte es canalizar al alumno con otro profesor o especialista cuando el tema se salga de nuestro campo de conocimiento o el problema se salga de nuestras manos. Por otro lado, contemplar la retroalimentación escrita que los asesorados realizan al finalizar el semestre es de mucha ayuda para reflexionar y mejorar la propia práctica.

Las recomendaciones anteriores te ayudarán a mostrar empatía con los alumnos lo cual, facilitará el logro de los objetivos de la Asesoría Universitaria. Recuerda que como asesor puedes utilizar tu experiencia para crear un ambiente empático en tus asesorías.

Licencia de Creative Commons
¿Qué implica tener empatía en la asesoría universitaria? by Isabel Diez Uriarte is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Isabel Diez Uriarte

Fuentes de Consulta

  1. Balart Gritti, M.J. (2013). La empatía: la clave para conectar con los demás. Recuperado de http://www.gref.org/nuevo/articulos/art_250513.pdf

Material Externo

Puedes consultar el siguiente libro para comprender la relación de la empatía con la inteligencia emocional en tu relación con el asesorado: https://books.google.com.mx/books?id=x8cTlu1rmA4C&printsec=frontcover&dq=daniel+goleman+empat%C3%ADa&hl=es&sa=X&ved=0CBoQ6AEwAGoVChMIqZmxp-rEyAIVkoENCh0mzgcV#v=onepage&q=daniel%20goleman%20empat%C3%ADa&f=false

  1. ¿Cómo puedo potenciar el rendimiento académico de mis asesorados?

La entrevista es la herramienta más útil para conocer a tus asesorados. Será a través de ella puedes tener un acercamiento con los estudiantes y por lo tanto tendrás más conocimiento sobre cómo trabajan, cuáles son sus fortalezas, áreas de oportunidad e inquietudes.

La entrevista “se trata siempre de una interacción dinámica entre dos personas, el entrevistador y el entrevistado, con la finalidad de obtener información y/o intervenir para solucionar problemas  (Orientación Familiar, 2004)”.

Se caracteriza por ser una relación directa entre dos personas a través de la comunicación verbal. Los objetivos de la misma son previamente fijados y conocidos por alguna de las partes. Además, con la asignación de roles se permite la dirección y control de la situación por parte del entrevistador (Orientación Familiar, 2004).

Para poder llevar a cabo los objetivos de la asesoría y darle seguimiento a los temas tratados, es necesario conocer y mostrar interés por la vida académica, profesional y en ocasiones personal de los alumnos  y entonces plantearse objetivos específicos que dependerán de la personalidad de cada estudiante y que le ayudarán a su desarrollo integral.

A continuación damos algunas sugerencias para poder planear una entrevista efectiva en las asesorías.

  • Realizar preguntas conversacionales. Las preguntas conversacionales son aquellas que invitan a la persona a platicar más allá de un sí o un no. Son opuestas a las preguntas cerradas y buscan fomentar un diálogo. Gracias a estas preguntas podremos identificar cuáles son los temas de interés del alumno y cómo podemos acercarnos a él.

  • Rapport. El rapport en una entrevista es muy importante. Gracias a él se logra un ambiente de confianza, seguridad y colaboración con la finalidad de que no haya juicios de ninguna de las dos partes. Si es el primer encuentro entre el estudiante y el asesor, es fundamental que el asesor logre transmitir tranquilidad y confianza al asesorado. Normalmente el rapport se puede hacer con preguntas sobre el día de la persona, la época del año, el trayecto a la asesoría, entre otras.

  • Establecerse objetivos. En la primera sesión será difícil lograr que el alumno se abra completamente, sin embargo, es importante que te plantees objetivos claros y elabores preguntas con cierto orden jerárquico para poder darle seguimiento a la asesoría. Esto también le ayudará al alumno para conocerse a sí mismo. Compartir el objetivo con el asesorado puede ayudar a fomentar ese lazo de colaboración.

  • Escucha activa. Escuchar con atención al asesorado será fundamental tanto para poder efectuar preguntas y posteriormente poder conocerlo más y que él se sienta escuchado. Al sentirse escuchado, el asesorado se abrirá más contigo. Puede servir llevar un pequeño diario de las sesiones con el asesorado en el que se vayan anotando los temas vistos y los avances. Esto ayudará a recordar los temas importantes y dar un mejor seguimiento.  

Gracias a estas sugerencias es que puedes mejorar en el acercamiento que tengas con los asesorados. Realizando las preguntas adecuadas, puedes conocer mejor tus asesorados y por ende, ofrecer el acompañamiento que caracteriza a la Asesoría Universitaria.

Licencia de Creative Commons
¿Cómo puedo hacer una entrevista efectiva para mis asesorías? by Paulina Gómez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Autor

Autor Artículo

Paulina Gómez Monroy

Páginas

Últimos Artículos

Extracto:

¿Has tenido un asesorado con problemas que van más allá de tu alcance y no sabes si puedes canalizarlo, debido a la confidencialidad de información? Consulta este artículo para saber cuándo es válido hablar con alguien externo para apoyar al asesorado. 

Extracto:

¿Tienes dificultades para apoyar a ciertos asesorados con problemas específicos? El siguiente artículo te dará recomendaciones útiles para tener asesorías dinámicas y encontrar los recursos necesarios para ayudar a tu asesorado. 

Extracto:

Cuando tu asesorado conoce su estilo de aprendizaje, es más fácil que éste mejore su rendimiento académico. Este artículo te ayudará a orientarlo. 

ARTÍCULO DESTACADO

¿Qué técnicas memorísticas puedo recomendarle a mi asesorado?


Si tu asesorado tiene problemas de comprensión por falta de memorización, el siguiente artículo puede ayudarte. 
 

VER MÁS

Armando Alemán Juárez

Pedagogo por la Universidad Panamericana, especialista en desarrollo de contenido e investigación del Centro de Innovación Educativa (CIE).